En la vida de cualquier persona es muy común que haya por lo menos una o dos veces en las que se necesite mudarse de un lugar a otro.
Esto ocurre debido a que las familias crecen, o cuando algún miembro de la misma se independiza, yendo a vivir solo y probar suerte por sí mismo. Estudios en otra ciudad o incluso otro país es una causa muy habitual de mudanzas, además de que cuando una oferta de trabajo lo suficientemente atractiva como para mudarse de ciudad o país, hace que se necesite una nueva mudanza.

Preparar la mudanza es esencial para evitar problemas que pudieran traducirse en dinero y tiempo perdido. De inicio, el paso uno sería hacer un presupuesto mudanza, esto se consigue ingresando a algún sitio de mudanzas, en donde se puede solicitar una asesoría al respecto. Para ello es necesario un recuento de tus pertenencias, teniendo claro el tamaño aproximado de ellas, y la cantidad. Es igualmente relevante saber cuáles de ellas son más frágiles que otras, y demás detalles que puedan influir en el resultado. Además de lo anterior, es esencial el lugar de origen y el de destino.
Clasificar tus pertenencias por tamaño y fragilidad no solo es algo que te será útil para poder pedir un presupuesto mudanza, sino que también al momento de verificar en qué lugar las guardarás para cuando llegue el momento en que los encargados de la mudanza empiecen su trabajo ya tengas todo perfectamente listo, situado lo más frágil con cuidado y de paso acomodes el resto de forma acertada.
Un consejo que te puede servir en cada mudanza es: “No lleves tu basura a tirar más lejos”, y con esto me refiero a que al acomodar las cosas para la mudanza, se puede mirar de forma más clara que cosas se tienen en casa, siendo capaces de diferenciar de entre ellas cuales se utilizan y cuales en verdad no. Tenemos la costumbre de guardar muchas cosas en casa, pensando que en algún momento las utilizaremos, lo cual en gran porcentaje nunca sucede, por lo que te aconsejo que decidas con la cabeza y no con el corazón, y deseches lo que simplemente no necesitas llevar contigo hacia tu nuevo domicilio.

Fuente: sunotadeprensa